Terapia Ocupacional Terapia Ocupacional
Portada

Noticias

Artículos

Opinión

Prensa

Formación

Libros

Asociaciones

Ayudas Técnicas

Enlaces

Foros de opinión

Bolsa de trabajo

E-mail


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 ¿Quiere anunciarse en el Portal de Terapia Ocupacional.com?
 

ARTÍCULOS

Los cuidados paliativos deben restaurar la autonomía del anciano

Mayo 2001

Respetar la capacidad de elección personal del anciano, así como su autonomía e independencia son los principios que deben regir los cuidados paliativos aplicados en geriatría, según los más de 250 expertos reunidos en las VI. Jornadas Nacionales de Humanización de la Salud, organizadas por el Centro de Humanización de la Salud, en Madrid. Los ponentes han tratado los problemas de estos pacientes y sus familias.
Los cuidados paliativos en geriatría deben encaminarse a restaurar en el paciente las habilidades en el ámbito del hacer -independencia- y en el de la autonomía, es decir, su capacidad de elección personal y de control, según las conclusiones de más de 250 especialistas del ámbito sociosanitario que han participado en las VI Jornadas Nacionales de Humanización de la Salud. Calidad y Calidez con los Mayores, organizadas por el Centro de Humanización de la Salud, en Madrid.

Luciano Sandrín, presidente del Instituto Internacional de Teología Pastoral Sanitaria de Roma, que ha dado a conocer su experiencia con estos pacientes, propone un comportamiento psicológicamente respetuoso y éticamente correcto por parte del personal médico y sanitario que los atiende: "El respeto a las personas implica que se les trate como seres autónomos, y cuando su autonomía disminuye, piden que les proteja y ayude". En esta línea, añade que el anciano no autosuficiente pasa de una condición de normalidad a una situación de vida asistida, ya sea temporal o permanente, que pone en riesgo sus necesidades de identidad, continuidad, reconocimiento social y capacidad para optar.

Lourdes Rexach, directora del grupo de trabajo de Cuidados Paliativos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, se ha centrado en la repercusión que los cuidados paliativos (CP) tienen en la vida del anciano. Considera que "se trata de una filosofía donde lo básico no es la curación sino el alivio sintomático y la prevención de posibles complicaciones de la enfermedad, el mantenimiento del confort y la atención a la familia en el proceso final del duelo".

Implicación familiar
Rexach ha incidido en que los CP se deben extender también a familiares y cuidadores del paciente, y requieren de un equipo multidisciplinar para su aplicación. La experta, que ha dado a conocer que en España mueren al año unas 258.000 personas mayores de 65 años, y que de ellas, sólo un 20 por ciento son pacientes oncológicos, recuerda que, si bien los CP han mostrado su eficacia para aumentar la calidad de vida de los enfermos oncológicos en situación de enfermedad terminal, se da la circunstancia de que muchos ancianos no oncológicos, pero que se encuentran al final de un proceso patológico, son tratados en las mismas unidades. Por este motivo, aunque los dos tipos de usuarios presentan similitudes en cuanto a su sintomatología, la evolución en uno y otro caso es diferente y el trato que deben recibir también.

Respecto al proceso de duelo, la ponente propone una redefinición de los objetivos terapéuticos y, debido a la situación de angustia que surge, la labor de los facultativos debe extenderse no solo al enfermo sino también a su entorno familiar.

Los cuidados paliativos que reciben los ancianos tienen que incluir también a los cuidadores, según Roberto Alvarez, psicólogo-gerontólogo de la residencia asistida San Camilio, en Tres Cantos (Madrid). "Además de la carga emocional y física que se deriva de la atención a los ancianos enfermos , sobre todo en el caso de pacientes con Alzheimer, los cuidadores corren el riesgo de padecer altos niveles de estrés, depresión y ansiedad", indica. 

Envejecer con salud
Alberto Castellón Sánchez del Pino, experto en Gerontología Social en la Universidad de Granada, ha indicado que para lograr un envejecimiento saludable se deben potenciar cuatro áreas: clínica, donde se aborda la enfermedad; funcional, para mantener la capacidad de realizar actividades; mental, que fomente el contacto intelectual, y social, que propicie las relaciones intergeneracionales. 

Un centro para servir al enfermo
El Centro de Humanización de la Salud, de Madrid, promotor de las VI Jornadas Nacionales de Humanización de la Salud, fue fundado en 1989 por los Religiosos Camilos de La Moraleja con el fin de "servir a los enfermos y enseñar a otros el modo de servirlos", según las palabras de José Carlos Bemejo, director de la institución. 

Además de colaborar con distintas organizaciones sanitarias mediante la organización de cursos de formación, el centro comenzó en 1996 a organizar jornadas nacionales que cada año se centran en un ámbito específico. 

Las actividades que organiza el centro se dividen en tres áreas: formativa, cultural y de investigación. 

Una de las últimas iniciativas puestas en marcha ha sido la creación de un centro de escucha; un servicio gratuito para las personas que sufren por causas como la enfermedad, la soledad o problemas de relación, y que ofrece ayuda profesional para ayudar a los oyentes a superar el dolor. Al frente de este servicio se encuentra un equipo formado por un número variable de entre ocho y doce voluntarios dirigidos por un psicólogo. 
Fuente:  Diario Médico
 













 
Noticias y Cursos Artículos Opinión Prensa Formación Libros Asociaciones Ayudas Técnicas Enlaces E-mail Foros Empleo
noticias, cursos, empleo y formación para Terapeutas Ocupacionales

Powered by TELNET SERVICIOS TELEMÁTICOS