Terapia Ocupacional Terapia Ocupacional
Portada

Noticias

Artículos

Opinión

Prensa

Formación

Libros

Asociaciones

Ayudas Técnicas

Enlaces

Foros de opinión

Bolsa de trabajo

E-mail


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 ¿Quiere anunciarse en el Portal de Terapia Ocupacional.com?
 

ARTÍCULOS

Julio 2004

ASOCIACIÓN DE USUARIOS DE SALUD MENTAL

 POSIBILIDADES PARA EL TRABAJO REHABILITADOR DESDE LA TERAPIA OCUPACIONAL

Gabriel Sanjurjo Castelao 
sanjurjo@netcom.atodavela.com 
Terapeuta Ocupacional
Centro de Rehabilitación "San Lázaro"
Oviedo. Asturias. España

 

1) Introducción

Uno de los mayores problemas con que se encuentran los Terapeutas Ocupacionales que trabajan en dispositivos de Rehabilitación de Salud Mental para conseguir el mantenimiento y generalización de todas las habilidades y conductas, sobre todo sociales, es la barrera que supone la proyección del trabajo en la Comunidad. Estas barreras vienen determinadas bien por la escasa penetración en entorno normalizado que tienen las actividades, por la falta de seguimiento, la motivación de nuestros usuarios, la permeabilidad social o simplemente por la franja horaria de nuestro trabajo, entre otras muchas. Surgen entonces dudas acerca de la eficacia del trabajo realizado.

Sí, es cierto que se adiestra y entrena a los pacientes, dotándolos de estrategias adecuadas para afrontar y compensar sus déficits (comprobado en evaluaciones posteriores). Pero después del alta, una vez que desaparece el "paraguas asistencial", vuelven a caer en la "rueda de la enfermedad", disminuyendo su interacción con el entorno, el regreso de la apatía, la inactividad y el bloqueo en las redes sociales (aparentemente conseguidas antes del alta), donde discapacidad y enfermedad se retroalimentan consolidando el círculo vicioso propio de los Trastornos Mentales Graves (TMG), apareciendo nuevas recaídas, el conocido efecto de "puerta giratoria". 

Siempre se ha pensado que el objetivo último de nuestro trabajo en Salud Mental, aparte de dotar de esas estrategias, hábitos y conductas, es asegurarnos que estas estén encaminadas para el desempeño de roles sociales normalizados, es decir, el último paso en la escalera de la Rehabilitación, la FUNCIONALIDAD SOCIAL. Entendiendo esta como la plena interacción del individuo con su medio, la integración no sólo del sujeto en la sociedad, si no del concepto de lo social, su desarrollo práctico y sus diferentes relaciones en el individuo.


Trata este artículo de explicar de la manera más clara posible nuestra experiencia práctica y cómo la creación de una asociación de usuarios puede ayudar a conseguir dicha funcionalidad.


Desde el Centro de Rehabilitación San Lázaro de Oviedo, se entiende por parte de los profesionales, que parte del quehacer asistencial consiste en crear todas aquellas alternativas (ocupacionales, laborales, deportivas, residenciales, etc..) que nos puedan ayudar en nuestro trabajo asistencial y que sean lo más normalizadoras posible y, evidentemente, dotándolas de la mayor autonomía fuera de los Servicios Sanitarios. Es desde el concepto de rehabilitación psicosocial comunitaria de donde parte todo el análisis. Hay que tener en cuenta que la población a la que asistimos, y se refiere el artículo, está incluida dentro de lo que se conoce por Trastornos Mentales Graves (TMG), con predominio de la sintomatología negativa (desinterés, apatía, inactividad, anhedonia, abulia, inhibición social, empobrecimiento afectivo, etc..).

2) Los Comienzos


En el año 2.000 mientras se realizaba un curso formativo-ocupacional de jardinería, los usuarios empezaron a mostrar incertidumbre sobre lo que iban a hacer una vez concluido el curso. Las expectativas laborales eran escasas y comenzaron a verbalizar "que ese iba a ser un curso como los demás…", "organizados por los servicios de SM pero que una vez concluido no tendría la continuidad que debería…", que "es una lastima que te enseñen algo para después no poder desarrollarlo…", que "mira que jardín tenemos y va a quedar abandonado…". Todo lo que decían era congruente y estaba dentro de la realidad. Otra vez eran los recursos asistenciales los que fallaban. La incapacidad institucional para generar ese "continuum" en la rehabilitación quedó constatada cuando se presentó un proyecto a Salud Mental para continuar cuidando los jardines del Centro de Rehabilitación y este fue rechazado "por falta de recursos económicos…". Es entonces cuando se plantea dentro del equipo terapéutico la posibilidad de ayudarles a crear una Asociación como instrumento para procurarse recursos económicos y que esta Asociación fuera de usuarios (sin familiares). Hecho este único, al menos en Asturias, y no nos constan datos de que haya experiencias similares:

El día 18 de Agosto del 2.000 queda definitivamente constituida la Asoc. de Amigos de la Jardinería Hierbabuena (en adelante Asoc. Hierbabuena), y oficialmente inscrita en el registro de Asociaciones de la Consejería de Administraciones Públicas y Asuntos Europeos del Principado de Asturias (nº 6.432. Secc 1ª).


La Asoc. tiene un carácter claramente asambleario, con renovación anual de la Junta Directiva y habilitada para desarrollar sus actividades en todo Asturias.

Inmediatamente procedieron a inscribirla en el censo de entidades del Ministerio de Economía y Hacienda para poder gestionar los ingresos.
Sus fines iniciales fueron de lo más humilde y muy relacionados con la actividad a desempeñar:

- Mantener el jardín del centro de Rehabilitación "San Lázaro".
- Adquirir conocimientos sobre técnicas en jardinería, mediante la promoción de actividades formativas.
- Realizar actividades recreativas y culturales relacionadas con la naturaleza.
- Relacionarse con otras asociaciones de jardinería.

Durante el año 2.000 el número de socios creció hasta situarse en unos 30. Todos ellos usuarios, excepto tres personas; El Director de Los Servicios de Salud Mental, la Coordinadora y el Terapeuta Ocupacional del Centro de Rehabilitación "San Lázaro".


La Asociación está abierta a todo tipo de gente, independientemente de que sean usuarios o no de los servicios de Salud Mental (aunque en la práctica solamente estén usuarios).


Este mismo año se consigue la continuidad (como Taller Ocupacional) de la actividad formativa de Jardinería. Se amplía la temática hacia la Horticultura, y fruto de esta actividad (venta de los productos de la huerta) se comienza a generar ingresos para la Asociación. Se logra una actividad autogestionada y autónoma económicamente de los Servicios de Salud Mental. El dinero necesario para maquinaria, gasolina, herramienta, semillas, etc.. sale de la propia Asociación.

3) El Desarrollo:


Durante los años 2.000/01/02 el apoyo a la Asociación fue completo desde las Instituciones Sanitarias del Principado. Consecuencia de dicho apoyo la Asoc. Hierbabuena pasa a formar parte de la Comisión de Participación Ciudadana del Área Sanitaria de Oviedo, mesa en la que se deciden las políticas sanitarias y asistenciales que se han de llevar a cabo.


Además sus miembros son requeridos para participar en diferentes foros de debate sobre la Salud Mental en Asturias; Congresos, celebración del Día Mundial de la Salud Mental 10 de Octubre, celebración del XX aniversario de la Reforma Psiquiátrica en Asturias e incluso participando en cursos de formación sobre Trastornos Mentales Severos organizados por el Principado de Asturias.

Durante los años de 2.001 y 2.002 la Asoc. intenta darse a conocer al mayor número de personas e Instituciones posibles, incidiendo sobre todo en aquellas relacionadas con la discapacidad. Se entrevistan con todos los portavoces de los grupos parlamentarios de la Junta del Principado, Consejeros e incluso con el Presidente del Principado de Asturias.


En todos estos actos queda patente el carácter reivindicativo de la Asoc.. Se demanda a las Instituciones más personal, dispositivos de rehabilitación, opciones de reinserción laboral, alternativas residenciales y de alojamiento, aumento de las actividades de tiempo libre y ocio, y un largo etcétera... Son importantes "activistas" en la reivindicación de sus derechos.


4) La diversificación de actividades:


Fruto de la actividad de estos años el número de socios crece de forma paulatina. Ya no son sólo un grupo de usuarios cuyo principal interés era mantener una actividad de jardinería y proporcionar una salida laboral a determinados pacientes, sino que en las asambleas aparecen nuevos temas y nuevas inquietudes. Como consecuencia de todo esto se revisan los fines de la Asoc. y se plantean nuevos objetivos.


El 16 de abril de 2.002 se reforman estatutos, ampliando los fines y adaptándolos a las nuevas necesidades.


- La Asoc. servirá para realizar actividades de asesoramiento, información y apoyo social.
- Fomentar el apoyo mutuo entre los usuarios a través de un Club Social.

Se inscribe en el registro de Asociaciones vecinales de la Ciudad de Oviedo el 13 de Febrero de 2.003 ( nº 512).
Podríamos decir que las actividades del la Asoc se resumen en:


- Mantenimiento de actividades ocupacionales en directa relación con los Servicios de Salud Mental.
- Integración laboral, mediante la publicitación de las ofertas de trabajo.
- La gestión de demandas laborales así como facilitar una vía legal para que esa integración sea posible (ya que muchos de los usuarios son beneficiarios de prestaciones y se tienen que buscar fórmulas adaptadas a cada caso).
- Reivindicar ante las Instituciones y opinión pública una mayor dotación económica para los programas de Salud Mental.
- Campañas de sensibilización hacia el Enfermo Mental.
- Celebración de encuentros de usuarios ("espichas", comidas de confraternización, etc..).
- Desarrollo de programas de rehabilitación, autonomía personal, integración social y grupos de autoapoyo mediante el Club Social.

5) El Club Social:


Desde que se formó la Asoc. siempre se había reunido en los locales del Centro de Rehabilitación San Lázaro, pero gracias a las gestiones realizadas desde la Asoc., se consigue en Diciembre del 2.001 que el Ayuntamiento de Oviedo les ceda un local en el Hotel de Asociaciones Campo de los Patos durante unas horas a la semana, nace en ese momento el Club Social de la Asoc. Hierbabuena. Esto fue considerado muy positivo por parte de los profesionales ya que era otro paso más para una mayor independencia de la Asoc., y se abrían nuevos horizontes para el desarrollo de actividades autónomas.

El mantenimiento y la ampliación de la red social y de apoyo es una de las necesidades básicas a reestablecer dentro de los planes de tratamiento de los enfermos mentales severos.


El objetivo de un club social es el de facilitar la asociación de pacientes con problemas de salud mental y con dificultades de socialización, de tal manera que les permita funcionar con una mayor autonomía (de la red asistencial y de las asociaciones de familiares), utilizar recursos normalizados para su interacción, reducir su inactividad, así como su aislamiento y proporcionar un espacio de apoyo social y afectivo basado en la autoayuda. Despsiquiatrizar la vida cotidiana de estos usuarios es un objetivo asistencial y social de primer orden.


Para ello, los pacientes se constituyen grupo formal (bajo la forma de Asoc.), existiendo un compromiso por parte de los profesionales de Salud Mental en el asesoramiento y acompañamiento para llevar a cabo este proceso.

El perfil de personas usuarias de este Club Social, es el de pacientes con patologías muy invalidantes sobre todo en el área de la socialización; personas que han perdido toda o gran parte de su relación con sus redes sociales naturales (amigos, familiares, espacios laborales o de estudio) y que cuentan sólo con la familia (no en todos los casos) y con la red de Salud Mental como recursos de apoyo.

Las actividades a realizar en el Club o a través de él son programadas y decididas por los propios usuarios y van dirigidas a :


- Tener un espacio de estar y de reunión, un lugar de referencia propio.
- Realizar actividades de ocio.
- Organizar actividades de ocio fuera del propio espacio del Club.
- Actividades dirigidas a la formación.
- Entrar en contacto con otras asociaciones.
- Mantenimiento del local.

En ese paso de progresiva independencia y normalización se formalizan contactos con varias Asociaciones, sobre todo con AXUNA (asoc de ajedrecistas de la Facultad de Físicas) y con Cruz Roja Juventud. Los primeros se encargan de crear una "escuela de ajedrez" y los segundos del acompañamiento en las actividades programadas en el Club Social manteniendo durante todo el año estas actividades. Es de destacar la posibilidad de contacto real con otras asociaciones juveniles que les brinda el local compartido, ya que fruto de estos contactos (asoc. de internautas, malabaristas, animadores, etc.) surgen nuevas ideas y posibilidades para el Club Social ( se realizan talleres de globoflexia, de fabricación de Bongos….). Durante este año, 2.002, las posibilidades de realizar talleres están muy limitadas ya que el material se tiene que pagar con las cuotas de los asociados y con los beneficios que la Asoc. consigue a través de la venta de los productos de la huerta, mantenida a través del taller de horticultura/jardinería.

El Club Social pese a depender económicamente de la Asoc. Hierbabuena está abierto a todo tipo de usuarios independientemente de que estos sean o no socios de la Asoc., es un espacio abierto, un lugar de encuentro fuera de las excesivas "rigideces" asistenciales. El horario es siempre por la tarde, así se permite que pueda acudir toda la gente que lo desee ya que por la mañana están en Hosp. de Día, Centro de Día o en curso formativos.

Desde la Junta directiva de la Asoc. se plantea a finales del año 2.002 la intención de dotar de un mayor contenido a las actividades del Club Social. Para ello se solicitan a varias asociaciones de carácter juvenil un programa desarrollado de actividades con objeto de optar a varias subvenciones. Estas propuestas se someten a votación de los socios en Asamblea y se presentan las más votadas y con una mayor relación con los fines de las subvenciones (desglosadas a continuación):

A) Subvención del Ayuntamiento de Oviedo para programas y actividades dirigidos a grupos sociales que precisan de atención por su situación de necesidad y/o marginación, equipamiento y funcionamiento general. Dentro de este apartado se les concede 1.000 € de subvención para la realización de:

1) Proyectos para la integración social. Dentro de este apartado se desarrollan los talleres de:


· "Conocimiento de tu entorno".
· "Enséñanos tu municipio"
· "Juegos tradicionales asturianos".
· "Fotografía en la comunidad".
· "Plantas medicinales. Recolección, secado y uso".
· "Percusión africana".

2) Proyectos para la autonomía personal:


· "Gestión y manejo de dinero".
· "Higiene bucodental y autonomía para la gestión de consultas"
· "Como manejarse en edificios públicos".

B) Subvención de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios para programas de información, orientación, apoyo y rehabilitación de personas con enfermedades crónicas en el Principado de Asturias. En el año 2.002 la cuantía fue de 1.698 € y se destinaron íntegramente a material de jardinería. Este año se espera una cuantía similar y se destinaría a:
- "Taller de alfabetización digital".
- "Servicio de asesoría, orientación y seguimiento formativo- laboral".

Estos son los programas desarrollados por el Club Social en el año 2.003.

6) El funcionamiento interno:


Como en todas las asociaciones existe una Junta Directiva encargada de desarrollar los proyectos y de participar en todos los foros para los que se reclame su presencia. Esta Junta Directiva está compuesta por un Presidente, un Secretario y un Tesorero. Estos cargos se renuevan anualmente. Si bien la capacidad ejecutiva de la Junta Directiva está recogida en los estatutos, la tendencia, como se expuso anteriormente, es a primar el funcionamiento asambleario, tomándose todas las decisiones en las asambleas generales. Estas asambleas se celebran con una periodicidad mensual y el carácter participativo de los socios en estas reuniones hace que sea un lugar de encuentro en el que la interacción social e integración grupal hacia una tarea objetivo sea lo principal, es un grupo que podríamos denominar operativo. (Ver Cuadro I).




7) El papel de los profesionales:


Desde la formación de la Asoc. se tuvo claro por parte de los profesionales de Salud Mental de todos los aspectos que nos permitiría trabajar con ellos y que de otra manera no conseguiríamos, sobre todo de la generalización de conductas adaptadas y de aquellas encaminadas hacia la autonomía personal. Todos estos objetivos han de conjugarse intentando dotar de la mayor autonomía posible a la Asoc.. Por lo tanto, la postura de los profesionales implicados directa o indirectamente en la Asociación (Terapeuta Ocupacional y Trabajadora Social del Centro de Rehabilitación San Lázaro), es sobre todo de asesoramiento, orientación y ayuda en aquellos casos que se necesite realmente y no pueda ser complementada de otra forma (voluntariado, presentación de subvenciones, desarrollo de proyectos, participación en cursos). Por otro lado existe una supervisión directa de los talleres del Club Social por parte del Terapeuta Ocupacional.


Se constatan una serie de aspectos destacables dentro de las actividades de la Asociación, que obligan a sus miembros a desempeñar y que pueden ser considerados como terapéuticos y rehabilitadores. (Ver Cuadro II). Estos objetivos son compartidos con los del Plan Individualizado de Rehabilitación, es por ello por lo que se trabaja con los usuarios de forma explícita, clara y directa los beneficios de acudir a las actividades organizadas por la asociación. Se busca en todo momento la aceptación y compromiso, y nunca la imposición ya que supondría un modelo directivo que desvirtúa el papel normalizador de la Asociación o del Club Social.

OBJETIVOS GENERALES:

- Integración Social de los Usuarios. Mediante la realización de actividades en el entorno más inmediato y normalizador.
- Seguimiento, apoyo y soporte social.
- Aumento de la red social de los usuarios.
- Despsiquiatrización de los usuarios. Tradicionalmente amparados en actividad institucionales.
- Reducción del estigma social del enfermo mental.
- Influenciar en las políticas asistenciales.
- Ruptura del círculo viciosos de alta- inactividad- discapacidad- dependencia- vulnerabilidad- reingreso hospitalario. Disminuyendo el riesgo de deterioro psicosocial marginalidad o institucionalización.
- Aportar marco adecuado para la generalización y mantenimiento de conductas adaptadas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

1) Objetivos específicos de cada programa: Integración Social/ Autonomía personal/ Servicio de, información, orientación, rehabilitación y apoyo a enfermos crónicos.
2) Objetivos específicos de usuarios en general:
- Integración grupal.
- Aumento de habilidades sociales.
- Aumento de la autoeficacia percibida. Posibilitando la participación activa del usuario.
- Facilitar el desempeño de roles sociales normalizados y valiosos para el usuario.
- Aumento de las actividades de ocio y tiempo libre.
- Aumento de la comunicación verbal y no verbal.
- Aumento en la autonomía para el aprovechamiento de recursos comunitarios.
- Refuerzo de las Actividades de Vida Diaria
- Aumento del repertorio de habilidades de los usuarios.
- Integración laboral.
- Integración en programas formativos y ocupacionales.
3) Objetivos específicos de la Junta Directiva:
- Aumento de autonomía en las gestiones burocráticas y económicas.
- Aumento en la autonomía para la búsqueda de recursos sociales y comunitarios.
- Aumento de la asertividad.

Cuadro II. Objetivos Terapéuticos y Rehabilitadores

8) Conclusiones:


Es innegable el crecimiento que ha tenido la Asoc., tanto en número de participantes como en actividades propuestas. Esto ha llevado a un aumento considerable de la red de apoyo social. Referente a este hecho hemos de considerar que la gran mayoría de nuestros usuarios (Centro de Día/Hosp.. de Día),cuentan con una red social de referencia de no más de 10 personas. La cifra disminuye de manera considerable cuando nos referimos a aquellos usuarios en contacto más permanente con los Servicios de Salud Mental (Comunidad Terapéutica y pisos de transición) los cuales no cuentan con el soporte mínimo familiar y no tienen a más de 1-2 personas de referencia. Es de destacar el papel que juega la red de apoyo social como factor para la prevención de recaídas en este tipo de población. El concepto de sistema de apoyo comunitario se define como "red organizada y coordinada a nivel local, de personas y servicios para asistir a personas con enfermedades mentales crónicas, a cubrir sus necesidades y desarrollar sus potencialidades sin ser innecesariamente aislados o excluidos de la comunidad" (NIMH, 1990).


Una de estas alternativas que debemos fomentar/crear/desarrollar es la adecuada utilización del tiempo libre y ocio ya que en el ocio y sus diversas prácticas se encuentra un ámbito de realización personal, identificación, relación y socialización.

La efectiva organización de un Programa para la Organización del Tiempo Libre y Ocio tendría un efecto beneficioso en el desarrollo de la red de apoyo social de nuestros usuarios.


Es pues fundamental, y así se considera dentro de la Comisión de Rehabilitación de TMG del Área IV, proporcionar a nuestros clientes oportunidades reales, efectivas y adecuadas a cada caso en el empleo de su tiempo de ocio y tiempo libre:


- Reales: estableciendo los contactos o convenios, con Instituciones Públicas, privadas, asociaciones y voluntariado necesarios para tener esas alternativas adaptadas a nuestros usuarios.
- Efectivas: Con una continuidad en el tiempo y un seguimiento por parte de los Servicios, si bien puede ser este indirecto, existen varias líneas metodológicas en este aspectos (Liberman, 1986. Rodríguez, 1.997. Cañamares, 2.001).
- Adecuadas a cada caso: La adaptabilidad de este tipo de oferta y la inclusión como una parte más de su Plan Individualizado de Rehabilitación debe ser considerado por el Terapeuta responsable del caso.

Diversos autores señalan los beneficios que tienen los programas estructurados de ocio y tiempo libre para la evolución del trastorno, reduciendo significativamente las conductas psicóticas, dotando de sentido otros programas de rehabilitación y mejorando la motivación y expectativas del paciente sobre su enfermedad. Mediante estos programas se crea el marco adecuado para la adquisición y puesta en marcha de habilidades que permitan alcanzar una mayor calidad del ocio, facilitando en lo posible el acceso a recursos comunitarios y la utilización placentera del tiempo libre. De esta manera se consigue mejorar la calidad de vida del usuario.

Este tipo de actividades facilita de una forma lúdica sin un compromiso terapéutico claro la consecución de objetivos tan importantes como la normalización de aspectos referidos a las Actividades de Vida Diaria, habilidades sociales o manejo de recursos comunitarios lo cual acerca al compromiso último de la integración social de nuestros usuarios. La posibilidad del sentido de pertenencia a un grupo, la ruptura de la monotonía y linealidad de su vida, junto con todos los factores anteriormente señalados influye positivamente sobre la evolución de la patología, actuando como un factor de protección ante recaídas. Si además este apoyo en dichas actividades surge de los propios usuarios el valor terapéutico aumenta considerablemente, ya que esa implicación activa en el desarrollo de sus actividades conlleva un sentido de recuperación y de control de su vida. Tienen una experiencia real de que pueden modificar las circunstancias que les rodean. Si tomamos como referencia la revisión de la CIDDM-2 (Vázquez-Barquero y otros, 2.000) en la que se desarrolla la deficiencia como patología y déficit, la limitación de la actividad como discapacidad y la restricción de la participación como minusvalía, entonces comprendemos de una manera clara que las actividades promovidas por los propios usuarios actúan sobre los tres niveles, ampliando los efectos que tradicionalmente se asocian con la asistencia psiquiátrica institucional, en este caso recortada a los dos primeros aspectos (patología/déficit y discapacidad). Hemos de tener en cuenta que la gran mayoría de TMG arrastran una historia de fracaso en muchos aspectos de su vida (familiares, estudio, laborales, interpersonales, etc..).

Otro concepto destacable es el de relaciones sociales satisfactorias. Se comprende que no todos los contactos que tiene el ser humano son beneficiosos, ni cuando menos relevantes. Podemos hablar con 20 personas al día y que ninguno de esos contactos tenga especial relevancia para nosotros. La relevancia y satisfacción la encontramos cuando logramos una empatía y beneficio en la relación. Cuanto más cercana a nuestra situación sea la de la otra persona mayor empatía, esto es especialmente válido en pacientes psicóticos (con distorsión en la percepción social), y cuanto mayor escucha/ apoyo/ ayuda, mayor beneficio. Está claro pues que el grupo adecuado para encontrar estos rasgos es el grupo de iguales. En este sentido tanto la Asoc. como el Club Social actúan como un poderoso grupo de apoyo/ ayuda mutua con la lógica movilización afectiva consiguiente.

En relación con lo anterior merece la pena detenerse a considerar el concepto de motivación. Dentro de la literatura psiquiátrica en los capítulos referidos a la sintomatología negativa siempre aparece el denominado "síndrome amotivacional", en clara relación con la anhedonia. Si yo no encuentro placer en una actividad es verdaderamente difícil que quiera repetirlo, excepto en las obligaciones diarias. En muchos casos en los que indicamos a nuestros pacientes que acudan a esta o aquella actividad de ocio fuera de los Servicios nos encontramos que su asistencia es más bien irregular. En la mayoría de estas indicaciones se tiene la impresión de que los pacientes acuden para "contentar" a su familia o terapeuta , cuando hacemos el seguimiento de su participación en dichas actividades se comprueba que esta es muy escasa, con poca o nula iniciativa en ellas. He constatado, ya que soy el encargado de todos estos seguimientos, que la actitud del usuario cambia radicalmente en las actividades organizadas desde la Asoc, su motivación aumenta de forma clara. En ello tiene mucho que ver tanto la participación activa y el refuerzo grupal como la satisfacción afectiva en las relaciones reseñadas más arriba. Esto influye notablemente en la comprensión hacia el enfermo y su enfermedad por parte de las familias. Cambia la conceptualización, no lo perciben como alguien que no tiene interés por nada; "es un vago..", "toda la tarde está tirado en la cama...", " no conseguimos que salga de casa...". Las familias lo comienzan a tener en cuenta como un miembro activo en contraposición a la pasividad con la que se asocian los TMG.


Como vemos el alcance rehabilitador de las actividades generadas por una Asoc. de usuarios es muy amplio, abarcando casi todos los aspectos del individuo ( se queda en el tintero el área de reinserción laboral, de disminución de la Emoción Expresada por parte de las familias, la habituación a nuevos espacios sociales, el aumento de habilidades instrumentales, la relación de continuidad de cuidados entre los Servicios de Salud Mental y los Servicios Sociales, etc.).


Es conveniente resaltar por último, el papel de nexo de unión que juega la Asociación y el Club Social entre los Servicios de Salud Mental y la Comunidad (en su sentido funcional, no estructural). La Asoc. se perfila como el marco adecuado donde poner en juego y reforzar, con mínimas exigencias, todas las habilidades requeridas para la interacción normalizada, donde la heterogeneidad de las variables ambientales es muy difícil de controlar. A día de hoy este marco para algunos de nuestros usuarios toma un papel de ayuda para el mantenimiento en su entorno (mantenedor) ya que será muy difícil el paso a otro más normalizado. Para otros es simplemente una etapa ya que su objetivo es la integración normalizada plena (paso intermedio). En cualquier caso cumple sobradamente los objetivos ya que en palabras de Watts y Bennet 

"El objetivo de la rehabilitación psiquiátrica debe ser facilitar a la persona discapacitada que haga el mejor uso de su capacidad residual en el mejor contexto social posible".

BIBLIOGRAFIA DE REFERENCIA

- Aldaz, J.A.(1996). Esquizofrenia: fundamentos psicológicos y psiquiátricos de la rehabilitación. Madrid. S. XXI.
- Argyle M. (1994). Psicología del comportamiento interpersonal. Madrid. Alianza Universidad.
- Arias P., Aparicio V. (2.003). Intervención temprana y prevención de recaídas en la esquizofrenia. Madrid. AEN.
- Cañamares, J.M.. (2.001). Esquizofrenia. Guías de intervención. Edit. Síntesis.
- Desviat M.(1997). Psiquiatría social y comunitaria. Las Palmas. ICEPSS.
- Espinosa J.(1986). Cronicidad en Psiquiatría. Madrid.AEN.
- García J. (1998): La Psiquiatría en la España de fin de siglo. Madrid. Díaz de Santos.
- Gisbert, C. (2.003). Rehabilitación psicosocial y tratamiento integral del trastorno mental severo. Asociación española de neuropsiquiatría. Estudios.
- Labrador F.J.. (1991). Manual de modificación de conducta. Madrid. Alhambra Universidad.
- Liberman R.P. (1993): Rehabilitación integral del Enfermo Mental Crónico. Barcelona. Martínez Roca.
- Mayoral, F. (2.001). Funcionamiento social y esquizofrenia: Guía de Tratamientos psicosociales. Graficas Letra.
- OMS. (1998). Clasificación Internacional de deficiencias, discapacidades y minusvalías. Manual de evaluación de las consecuencias de la enfermedad. Madrid. Instituto de Migraciones y Servicios sociales 1997.
- OMS. (1992). Clasificación Internacional de enfermedades-10ª Edición. Meditor.
- Rodríguez A., Bravo F.. (2.003). Marco general y conceptualización: Rehab. Psicosocial y tratamiento integral del enfermo mental severo. Madrid.AEN
- Rodríguez A. (1997): Rehabilitación Psicosocial de personas con trastornos mentales crónicos. Madrid. Pirámide.
- Vallejo Ruiloba J.. (1993). Introducción a la psicopatología y la psiquiatría. Barcelona. Masson.
- Watts, N. Bennet, D. (1990). Rehabilitación psiquiátrica. Teoría y Práctica. Limusa.













 
Noticias y Cursos Artículos Opinión Prensa Formación Libros Asociaciones Ayudas Técnicas Enlaces E-mail Foros Empleo
noticias, cursos, empleo y formación para Terapeutas Ocupacionales

Powered by TELNET SERVICIOS TELEMÁTICOS