Terapia Ocupacional Terapia Ocupacional
Portada

Noticias

Artículos

Opinión

Prensa

Formación

Libros

Asociaciones

Ayudas Técnicas

Enlaces

Foros de opinión

Bolsa de trabajo

E-mail


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 ¿Quiere anunciarse en el Portal de Terapia Ocupacional.com?
 

ARTÍCULOS

Ser feliz puede ser la clave para mantenerse lúcido y en forma


CNN Hay quienes dicen que la felicidad prolonga la vida y la tristeza la acorta. Pero nueva evidencia científica revela que el estado de ánimo no sólo incide directamente en las posibilidades de sufrir problemas cerebrovasculares sino que también afecta nuestras capacidades mentales. Un estudio del Centro de Investigación en Epidemiología Psiquiátrica de la Universidad de Camberra, Australia, correlaciona la depresión con la demencia y otras declinaciones cognitivas de la vejez. Mientras que científicos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) de Estados Unidos hallaron que la depresión severa aumenta de un 73 a un 160 % los riesgos de padecer un ataque cerebral. El estudio del CCPE, encabezado por Bruce Jonas y difundido en la publicación Psychosomatic medicine, observó durante 22 años la evolución clínica de 6095 personas de entre
25 y 74 años que no presentaban problemas de circulación al iniciarse la investigación. Los esultados revelan que quienes sufren de depresión severa tienen un 73 % más posibilidades de padecer un ataque cerebral, mientras que en los casos de depresión leve los riesgos ascienden un 25 %. "Estos hallazgos coinciden con lo que uno ve todos los días en la práctica clínica", dice el investigador José Vila, de la Clínica Adventista de Belgrano, en Buenos Aires, Argentina. "Una de las causas de este fenómeno son ciertas sustancias, llamadas catecolaminas, que aparecen en la sangre con la depresión y atacan tanto al corazón como al endotelio que tapiza el interior de la red vascular", señaló. "La depresión favorece las obstrucciones y el sangrado", añadió. Por su parte, el científico Alex Jorm, de la Universidad de Camberra, analizó los datos obtenidos en varios estudios destinados a establecer la relación entre la depresión y la demencia senil y otras declinaciones cognitivas frecuentes en el proceso de envejecimiento. La investigación, que aparece en el último número de la revista Gerontology, halló que la depresión es un factor de riesgo serio para el deterioro cognitivo asociado con la vejez. Los científicos indican que uno de los factores que opera en este proceso es el efecto de los glucocorticoides u hormonas del estrés, especialmente el cortisol, que pueden destruir grandes grupos de células en el principal centro cerebral de fijación de la memoria: el hipocampo. Vila comenta que estudios anteriores que evaluaron el nivel de estrés ante factores psicosociales de cambio, revelaron que situaciones como la viudez reciente, el divorcio o la pérdida de trabajo inciden directamente en la salud. "Ojalá estos hallazgos sirvan para que los especialistas le presten más atención no sólo al cerebro de sus pacientes, sino también a su bienestar psíquico", señaló. "La felicidad es una buena inversión", agregó. 

Fuente: Nueva Hora 14/08/2000 
 
 













 
Noticias y Cursos Artículos Opinión Prensa Formación Libros Asociaciones Ayudas Técnicas Enlaces E-mail Foros Empleo
noticias, cursos, empleo y formación para Terapeutas Ocupacionales

Powered by TELNET SERVICIOS TELEMÁTICOS