Terapia Ocupacional Terapia Ocupacional
Portada

Noticias

Artículos

Opinión

Prensa

Formación

Libros

Asociaciones

Ayudas Técnicas

Enlaces

Foros de opinión

Bolsa de trabajo

E-mail


 
 
 
 
 
 
 
 
 

 ¿Quiere anunciarse en el Portal de Terapia Ocupacional.com?
 

ARTÍCULOS


Miércoles, 12/7/00

Premio Rey Jaime I de Medicina Clínica

Justo García de Yébenes, jefe de Neurología de la Fundación Jiménez Díaz 
"La estimulación cognitiva será beneficiosa en ciertos pacientes" 

La caída de la creencia de que las neuronas que se destruyen no se regeneran ha supuesto la desaparición de uno de los pilares básicos y clásicos de la neurología, y que, sin embargo, no ha sorprendido a muchos científicos, como Justo García de Yébenes, jefe de Neurología de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, que asegura que ese cambio "me pilló preparado intelectualmente para recibir la información". 
 
García de Yébenes reclama mejor atención para los crónicos.

"Antes se decía que con un paciente neurológico se necesitaba una hora para interrogarle, 30 minutos para examinarle y 30 segundos para prescribir las medicinas. Se trataba de una especialidad de brillante diagnóstico pero de nulos resultados terapéuticos", recuerda el neurólogo Justo García de Yébenes, de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid. Los 30 años de dedicación a esta disciplina le conceden la suficiente autoridad para asegurar que "actualmente sucede lo opuesto. Es la parte de la medicina en la que se produce más y mejor material científico, en la que hay más avances terapéuticos y la que, a pesar de todo, sigue siendo un drama desde el punto de vista de la asistencia".

El neurólogo, sobre el que ha recaído el Premio Jaime I de Medicina Clínica, otorgado por la Sociedad Valenciana de Estudios Avanzados, argumenta su afirmación en que los progresos en otros campos han llevado a una disminución importante de la prevalencia de las patologías más frecuentes. "Desde 1975, la prevalencia en muchas enfermedades cardiovasculares, entre otras las cerebrovasculares, ha descendido casi a la mitad y desde 1990 el cáncer también ha bajado, fundamentalmente por la adopción de medidas preventivas. Por el contrario, las enfermedades neurológicas han seguido creciendo, y lo seguirán haciendo durante los 50 años próximos debido al envejecimiento de la población".

Sin prevención

Subraya que el problema estriba en que las patologías neurológicas no se pueden prevenir, aunque reconoce que muchas se pueden tratar, de forma que "ha cambiado la evolución de enfermedades consideradas intratables (Alzheimer, Parkinson y esclerosis lateral amiotrófica). Esto es una gran revolución, y ahora empiezan a surgir datos muy preliminares sobre la modificación del curso clínico de algunas de ellas".

En su opinión, la evolución en neurociencia en los próximos años vendrá de la mano de la terapia génica y del reemplazamiento de células del SNC a partir de células progenitoras, algo que "tecnológicamente es complicado, pero relativamente sencillo desde el punto de vista estratégico".

Pero particularmente atractiva le parece otra línea de trabajo que está emergiendo, y que es la posibilidad de modificar la resistencia del SNC a determinadas enfermedades y a ciertos agentes biológicos, como es el gasto del cerebro, mediante pautas de conducta. "Actualmente se sabe que el entrenamiento de determinados animales en medios enriquecidos con estímulos ejerce efectos de prevención del envejecimiento. Determinadas técnicas de estimulación cognitiva tienen un impacto en la evolución de determinados tipos de pacientes. Esta especie de revolución tendrá un gran repercusión".

Comenta que el cerebro presenta una gran plasticidad, y, aunque todavía "desconocemos el modo, creemos que por manipulaciones conductuales podemos empezar a controlar o a facilitar el proceso de regeneración del SNC, lo que implica que, por primera vez, un ser dentro de la propia evolución empieza a tener capacidad de manipularla".

Reconoce que no existen datos que permitan concluir que esta terapia sea útil para paliar la progresión de enfermedades como el Alzheimer, pero "sí es probable que en enfermedades diferentes de las demencias estas técnicas puedan tener mucha utilidad. De hecho, hay datos iniciales en Parkinson que sugieren que el entrenamiento motor favorece la evolución de la enfermedad, y otras técnicas, como la terapia ocupacional o la danza, pueden producir un efecto positivo".

La satisfacción por los avances científicos no le impide reconocer que la asistencia y el apoyo social al enfermo neurológico crónico y a sus familias debe ser mucho mejor. 

Hitos

"Estos premios son de una enorme aleatoriedad. Se premia a la trayectoria de todo un equipo, ya que a lo largo de nuestra actividad hemos interactuado con muchas personas -maestros, colaboradores, alumnos y compañeros-, aunque se focaliza en una persona el trabajo de muchas". Con este razonamiento, Justo García de Yébenes ha intentado compartir con sus colaboradores el protagonismo de la concesión del galardón de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados.

En su opinión, los logros que han podido llevar al jurado a reconocer su labor "han sido la introducción de la investigación básica en el terreno de las neurociencias, creando el que fue uno de los primeros laboratorios de investigación -en neuroquímica y neurofarmacología de las enfermedades del sistema nervioso durante mi estancia en el centro Ramón y Cajal-, y la puesta en marcha del banco de tejidos para investigación neurológica, instalado en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense y en la que se almacenan cerebros, LCR y ADN de pacientes con una gran diversidad de enfermedades neurológicas, así como la distribución gratuita entre los equipos de investigadores de todo el país de este material coleccionado". 

Ángeles Gómez 
 













 
Noticias y Cursos Artículos Opinión Prensa Formación Libros Asociaciones Ayudas Técnicas Enlaces E-mail Foros Empleo
noticias, cursos, empleo y formación para Terapeutas Ocupacionales

Powered by TELNET SERVICIOS TELEMÁTICOS